El Verano presenta respecto a la circulación por carretera otras características diferentes a las del resto del año. En este periodo, las condiciones meteorológicas son más benévolas pero por el contrario el tráfico presenta otras dificultades que inciden negativamente en la conducción como son:
– Mayor número de desplazamientos y por tanto circulación más intensa y congestionada.
– Mayor tendencia a la conducción nocturna.
– Mayor número de trayectos en largo recorrido.

Por ello, si se realizan viajes por carretera en Verano observaremos las 2 reglas básicas para la conducción: PREVENCIÓN y PRUDENCIA, que nos permitirán afrontar cualquier dificultad en esta época del año en las mejores condiciones de Seguridad Vial.